Auditoría de basura

Introducción

La primera vez que realmente me dí cuenta de cuánta basura produce mi familia fue hace algunos años, cuando decidimos hacer una composta. Bueno, composta en el sentido más vago de la palabra, pues simplemente hacíamos un hoyo en el patio de atrás y procedíamos a meter nuestra basura orgánica y luego taparla con tierra. Repítase hasta que el hoyo esté lleno, y luego a hacer otro hoyo.

Suena relativamente sencillo, hasta que me encontré haciendo hoyos cada tres días. Se nos estaban acabando los lugares libres (ni de chiste me iba a dejar mi mamá hacer hoyos donde había zacate o plantitas), y nuestra basura orgánica era bastante para una familia de 4/5 personas (mi hermana y hermano estudiaron fuera de la ciudad, así que estaban en la casa por temporadas).

Y luego… decidimos separar la basura inorgánica. Mi papá ama los refrescos, y eso aumentado a la cantidad de plástico en el que vienen empacados todo tipo de productos… Sin duda alguna algo escandaloso, pero a pesar de nuestros esfuerzos todavía no había un click que resonara dentro de mí.

Claro, lo que hacíamos era lo correcto, pero fácilmente lo podíamos dejar de hacer y no nos sentíamos demasiado culpables.

Desde que salí de mi casa para vivir con mi ahora esposo y me he involucrado más en la cultura Zero Waste, ya no puedo ignorar el impacto real de toda la basura que generamos. El sistema de desperdicios no es perfecto, pero nuestras acciones resultan en un impacto en la consciente social y personal.

Uno de los primeros pasos para concientizar y hacer una estrategia efectiva de reducir nuestra basura es hacer una auditoría de basura.

¿Qué es una auditoría de basura?

Como su nombre sugiere, una auditoría de basura implica revisar toda tu basura y contarla/pesarla/identificarla/registrarla.

Sé que buscar entre toda tu basura de algunos días, sobre todo si no separas orgánicos de inorgánicos, suena muy poco agradable. ¡Esta es una buena oportunidad para comenzar a separar tu basura! No pienses en si las personas que recogen la basura la van a terminar juntando, lo importante es que puedas ver claramente todo lo que estás mandando a la basura.

¿De qué sirve realizar una auditoría de basura?

Estoy en varios grupos Zero Waste en Facebook, y una de las preguntas más comunes es: ¿cómo empiezo un estilo de vida Zero Waste?

La respuesta depende mucho de a quién le preguntes. Las personas veganas seguramente priorizarán el dejar de comer carne, las personas ciclistas dirán que dejar de usar automóviles, otras dirán que no tener hijos… En fin, hay de todo un poco.

Sin embargo, el primer paso siempre tiene que ser la autoreflexión. Por ejemplo, mi esposo y yo no tenemos automóvil y realmente no salimos muy lejos, por lo que nuestro transporte tiende a ser público o a pie. La recomendación de dejar de usar carro es buena, pero no aplica mucho para nosotros. Sin embargo, la recomendación de dejar de consumir carne, o por lo menos limitarla, es muy aplicable.

Para saber cómo podemos impactar más con nuestro cambio al Zero Waste, hay que conocer nuestros hábitos de consumo. Y hay pocas cosas tan reveladoras como nuestra basura.

¿Desperdicias mucha comida? ¿O tal vez pides mucha comida a domicilio? ¿Usas mucho maquillaje? ¿Utilizas 20 servilletas cada vez que te sientas a comer? ¿Preparas tu propio café o usas cápsulas de Nescafé Dolce Gusto? ¿Compras botellas de agua o refresco cada vez que sales?

Te sorprenderías de toda la basura que generas sin pensarlo. Yo no me daba cuenta de todos los snacks que comía hasta que hice una auditoria de basura. Hay gente que tiene que tirar cosas buenas que se echaron a perder, como comida, maquillaje, cremas, ropa, baterías, etc. Se emocionaron a la hora de comprar, y en lugar de usar las cosas que ya tenían siguieron comprando más.

Tu basura no miente.

¡Me convenciste! Ahora, ¿cómo comienzo con mi auditoría de basura?

Realmente no hay una forma “oficial” de hacerlo. Si no quieres tener que buscar entre tu basura, puedes mejor ir anotando cada cosa que tiras. Aquí hay unos lineamientos generales. ¡Úsalos como mejor te parezca!

1. Identifica todos los lugares donde generalmente tiras basura.

¿Cuántos basureros hay en tu casa? ¿En dónde tiras tu basura en tu escuela o trabajo? ¿Qué haces con las colillas de cigarros que fumas? ¿Frecuentas cines, restaurantes o bares? ¿Qué tipo de basura generas ahí?

2. Determina los parámetros

¿Qué tiempo deseas medir?

Por ejemplo, “cuánta basura produzco por semana” o “cuánta basura genero en un día de trabajo normal” o incluso hacer varias auditorías separadas y acumular un mes o hasta un año.

¿Cómo vas a clasificar la basura?

  • La más sencilla: orgánica e inorgánica.
  • Por área o uso: basura de la cocina, basura de los baños, basura de la oficina, basura de aseo de la casa, basura de belleza e higiene, etc.
  • Por material: plásticos (puedes también subdividirlos en tipos como PET, PS, etc.), vidrio, papel y cartón, tela, desechos orgánicos, etc.
  • Individual: contar específicamente cada elemento de basura, como número de servilletas usadas, número de botellas tiradas, número de empaques de unicel tirados, etc.
  • O cualquier combinación que se te ocurra.

¿Quiénes van a participar en la auditoría?

Si vives por tu cuenta y sin otras personas en tu mismo espacio es más fácil, pero si vives con tu pareja, familia o compañeros de cuarto (roommates), tienes que ver cómo vas a medir la basura. ¿Será solamente la tuya? ¿Vas a hacerla en nombre de tu familia? ¿Puedes lograr que quienes vivan contigo se interesen en participar en la auditoría de basura?

Si no logras conseguir que las personas con las que viven cooperen, tendrás que mantener tu propia basura separada, entonces a lo mejor es más fácil ir registrando toda la basura que generas en un cuaderno o en tu celular en el momento en que la tiras, en lugar de esperar a acumular más, pues se pueden colar por ahí desechos de otras personas.

Recuerda que la mejor forma de influir a que otras personas adopten el estilo de vida Zero Waste es con el ejemplo. No les obligues a ser parte de la auditoría de basura si no quieren, ni les hagas comentarios negativos o tratando de hacer que se sientan culpables. A la larga, esas actitudes sólo harán que su rechazo sea mayor.

En el caso de que sean menores de edad, puedes plantearla como una parte de sus labores en el hogar al igual que limpiar su habitación o empacar su propio lonche para la escuela.

¿Cómo vas a registrar y hacer las cuentas de la basura?

Escribe los totales en un cuaderno, toma una foto. Documéntalo todo.

Si más de una persona está participando en la auditoría, pónganse de acuérdo cómo van a contabilizar la basura para que no vayan a registrar múltiples veces los mismos desechos.

3. ¡Hora de empezar tu auditoria!

Ya sea que hayas decidido cargar una bolsa para recolectar tu basura diaria, vaciar tus botes de basura al final de la semana, o ir fotografiando con tu celular cada pieza de basura que generas, no olvides tu objetivo.

Si es necesario, pon varias alarmas durante el día que te recuerden de la auditoría para que no olvides registrar ciertas cosas.

Por otra parte, no dejes que algún comentario negativo de otras personas te haga dudar o desistir. ¡Recuerda que tenemos muy poco tiempo para salvar a nuestro planeta!

4. Contabiliza y analiza tu basura

Llegado ya el último día que te habías fijado para incluir en la auditoría, haz la contabilidad final de toda la basura que generaste.

Ahora, analízala. Esta es un ejemplo claro de la basura más común que generas en tu día a día. Todo esto va a ir a parar a un basurero. Hazte las siguientes preguntas, y escribe las respuestas (no sólo las pienses).

  • ¿Qué cosas puedo volver a usar tal cual como están?
    • Frascos de vidrio, botes de yogurt o crema con tapa, cubiertos desechables, etc.
  • ¿Qué cosas puedo reutilizar, aunque no sea su propósito principal?
    • Latas de aluminio (para macetas),
  • ¿Qué cosas podría devolver a la tienda?
  • ¿Qué cosas podrías ser compostables (aunque no tengas una composta aún) o que se descompongan en la tierra?
    • Papel, cartón, comida,
  • ¿Qué cosas podría reciclar realistamente en mi ciudad?
    • Botellas de plástico, papel, cartón, latas, aluminio…
  • ¿Qué cosas realmente tienen que ir a la basura porque ya no sirven, o son específicamente de un solo uso?
  • ¿Qué es lo que más tiro a la basura?
  • ¿Qué cosas desechables podría intercambiar por otras cosas que tengan una vida de uso más larga?
  • ¿Cuántas cosas y/o comida estoy tirando porque dejé que se echaran a perder?
  • ¿Cuántas cosas y/o comida BUENA estoy tirando porque ya no tengo espacio/sé que realmente no lo voy a usar?

5. En base a tus resultados, ¡crea tu plan de acción!

Algunos ejemplos de acciones concretas que puedes tomar:

¿Usaste muchas servilletas o pañuelos desechables? Puedes intercambiarlos por servilletas o pañuelos de tela (no tienes que comprar de primera instancia, prueba haciendolas de ropa vieja).

¿Tienes muchos desechables porque te gusta pedir comida a domicilio o para llevar? Intenta cocinar en tu casa y llevar la comida en tupperware o contenedores de vidrio al trabajo o a la escuela. También puedes llevar tu tupper o termo para que te sirvan la comida ahí en lugar de pedir desechables.

¿Generas mucha basura de yogures bebibles, gelatinas, flanes, barritas de granola, cajas de jugo, etc.? Trata de cambiarlas por opciones que puedes hacer en tu casa. Haz agua de fruta natural en lugar de comprar jugos. Aprende a hacer tus barritas de granola en casa.

Hay muchas otras acciones que puedes hacer en tu día a día que pronto estaré compartiendo en este blog. Si tienes algunas ideas que se pudieran agregar a la lista, déjalo como comentario para poder agregarlas.

6. Extra: Repite la auditoría

Después de cierto tiempo es recomendable volver a hacer otras auditoría de basura, pues nuestras necesidades y circunstancias cambian constantemente. Si tienes un bebé, o si tu bebé creció; si adoptaste una mascota; si te cambiaste de ciudad y no sabes aún en dónde comprar ciertos productos; si alguien en tu familia tiene una enfermedad que requiere medicinas o cuidados especiales…

Mil cosas pueden pasar, pero siempre hay forma de reducir nuestra basura.

¿Qué más puedes hacer?

Planea una auditoría de basura en tu trabajo o escuela e identifica los contaminantes más comunes.

¿Muchas botellas de plástico? Haz una petición para que instalen un filtro de agua para rellenar termos, o una fuente con garrafones de agua.

¿Muchos desechables? Cerca de las escuelas y trabajos suelen haber restaurantes y fondas de comida corrida. Acércate con tus compañeros(as) y las personas encargadas de los restaurantes, y busca la manera de comprar o rentas contenedores para los pedidos y después regresárselos. También habla con tus superiores para ver si puede comprar platos y cubiertos no desechables que puedan usarse para las convivencias como en los cumpleaños.

¿Muchas envolturas de papitas, panecitos y golosinas? Habla con tus compañeros(as) y organícense para que una persona cada día lleve snacks a granel, fruta picada, pan de dulce (no en cajas de plástico, sino en bolsas de papel estraza), un postre casero, etc.

Conclusión

La auditoría de basura es un arma poderosa que te puede ayudar a crear un plan de acciones concretas para evitar generar basura.

La mejor parte es que es 100% adaptable para la rutina de cada persona.

Escribe en los comentarios si alguna vez has hecho alguna auditoría de basura o dinámica similar, y qué resultados has tenido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *